Calle 23 # 124-121 Cali, Colombia
Tel.: (57-2) 555 84 42 (NIT. 890.301.405-0)

  

Noticias

El 22 de septiembre se fundó en Pereira una logia masónica

El 22 de septiembre se fundó en Pereira una logia masónica

No es gratuita la fundación de la logia masónica, “Libres de Caldas No 17”, en Pereira. Con anterioridad, fueron muchos y variados los acontecimientos y circunstancias, en los que miembros de la Masonería, tendieron su mano amiga, en favor de un poblado liberal situado al Norte del Estado del Cauca, cerca de la frontera del Estado conservador de Antioquia.

La Gobernación de Popayán, convertida por las circunstancias en la era republicana, en el liberal Estado del Cauca, era geográficamente extenso, y su mayor concentración poblacional estaba hacia sur, (Popayán, Cali, Pasto), mientras su frontera norte, vecina del Estado conservador de Antioquia, permanecía con escasa población liberal, pues su principal ciudad, Cartago (la de los cartagüeños), gozaba de mayorías conservadoras. Había entonces necesidad de fortalecer poblacionalmente el norte del Estado, con comunidades liberales, y para ello se aprueba en Rionegro en 1863, el proyecto político de fortalecer los asentamientos liberales de Cartago Viejo, y el de la Villa de María (Villamaría).

Este viejo proyecto político nace desde 1824, cuando el masón “José Francisco Pereira Martínez”, gozando de información privilegiada, compra al nuevo gobierno de la Republica, por 4.234 pesos y 6 reales, 2.710 hectáreas de tierra localizadas en los terrenos aledaños a Cartago Viejo. Luego viene la infraestructura vial. Es Don Félix de la Abadía, (el sobrino inmensamente rico de Don José Francisco), quien, en 1855, adquiere del gobierno del Estado del Cauca, los derechos de construcción del “Camino del Privilegio”, camino que salía de Cartago (de los cartagüeños), pasaba por Cerritos (por tierras suyas y de su tío), Matadecaña, Frailes, Alto del Toro, Alto del Oso, Boquerón, Santa Rosa de Cabal y Villa de María.

Tomás Cipriano
Para 1860, el masón, Tomas Cipriano de Mosquera era el político caucano que manejaba el país, al punto de deponer con las armas a un gobernante en ejercicio. Desde 1856, con la ayuda del masón cartagüeño “Ramón Elías Paláu”, como Gobernador de la Provincia del Quindío, fundan pueblos liberales. en tierras cercanas a “Cartago Viejo”, y en los alrededores de los “Camino del Quindío”, del “Camino de los Venados”, del “Camino del Privilegio”, del “Alto del Nudo” y del “Alto del Oso”. Paláu, funda el municipio de Palestina (1860), y el municipio de Salento (1865), “lugar donde los enfermos recobran la salud”.

Entonces, el asentamiento “Cartago Viejo”, se consolida como Parroquia, al mismo tiempo que era aprobaba la Constitución Federalista de Rionegro de 1863. Pero al proyecto político le faltaba tierra, por lo que los gobiernos de los liberales radicales caucanos, beneficiarán a sus habitantes con sendas partidas de hectáreas para ser repartidas, y consolidar un desarrollo económico que sustentara las actividades de una gran ciudad.

En 1863, el masón “Guillermo Pereira Gamba”, “dona” 770 cuadras de tierra, (que no eran suyas). Bajo su patrocinio y hospitalidad, en 1868, el masón agrimensor de origen inglés “Sir Guillermo Fletcher”, realiza el trazado de calles y plazas a partir del cual se desarrolla urbanísticamente la ciudad. “Fletcher” en su trazado, define seis plazas para la Parroquia de Cartago Viejo: “la Paz”, hoy la “Plaza de la Libertad”, la “Plaza Victoria” hoy “Plaza de Bolívar”, la “Plaza Concordia” hoy “Parque el Lago Uribe Uribe”, y las plazas Fe, la Esperanza y la Caridad.

Ley 21
Siguiendo el proyecto político, en abril de 1870 es aprobada en el Congreso, la “Ley 21”, que otorga 12 mil hectáreas para los colonos, y 300 para el poblado, y se ordena proceder a su titulación y entrega. El gobierno contrata al topógrafo, General masón “Ramón María Arana”, nombrado por el Secretario de Hacienda y Fomento de la Unión, el también masón, “Salvador Camacho Roldán”.
Pero también llegan intelectuales. En 1876, como refugiado, procedente de Antioquia, Don Delfín Cano Uribe, hermano medio del masón “Fidel Cano Gutiérrez”, (fundador de “El Espectador” en Medellín, quién siguiendo sus pasos, arribará también a la ciudad en 1903).

Para consolidar el territorio norte como liberal, en 1879, se aprueba la entrega de tierras al masón “Rudecindo Ospina”, quien ocupa militar y económicamente, las montañas de la Serranía de Belalcázar, para hacerle frente a las tropas conservadoras de Antioquia, que atacaba poblados liberales de Quinchía y sus resguardos, que eran mayoritariamente liberales, frente a los poblados conservadores de Anserma y Riosucio.

Santa Bárbara
El 23 de febrero de 1885 se produce la “Segunda Batalla de Santa Bárbara” de Cartago, que duró unas 10 horas y en la cual las fuerzas oficialistas conservadores comandadas por Rafael Reyes, Eliseo Payán y Carlos Albán, derrotan a los revolucionarios liberales, quienes sufrieron la baja de aproximadamente 500 soldados y más de mil heridos. Estas fuerzas derrotadas se encaminaron al “Distrito de Pereira” y allí capitularon. En esta batalla coinciden el masón “Ramón Elías Paláu”, como proveedor y patrocinador de los liberales, y el general Valentín Deaza como combatiente y futuro dirigente de Pereira.

Cartago Viejo como población se consolida también, porque en sus casas y sus alrededores, buscan refugio o sirve de puesto de mando, de importantes dirigentes masones guerreritas del occidente colombiano. Los masones, Tomás Cipriano de Mosquera, Julián Trujillo Largacha, Ramón Elías Paláu, Jorge Isaac, David Peña, Manuel María Victoria, Buenaventura Reinales, Rafael Uribe Uribe, Rafael Díaz Morkúm, César Conto, Manuel Antonio Ángel Mejía, lo hacen, y seguramente otros tantos, que es difícil identificar.

Terminada la Guerra de los Mil Días en 1902, algunos de los generales liberales vencidos, decidieron buscar refugio en el ya municipio de Pereira, y se encontraron con otros que habían llegado antes: Valentín Deaza, Honorio Cortés, el general Servando Marulanda, el General liberal Aristóbulo Ibáñez, Clotaldo Sánchez, Aquilino Campo, Pantaleón Benites, Ramón Marín , Daniel de la Pava, Paulo Emilio Bustamante, Justo Marín, Julio Piñeres, el quinchieño Zoilo Bermúdez, y otros tantos liberales que llegaron de Neira, Aranzazu, Pacora, Salamina, Aguadas y Abejorral.

Intelectuales
Pero también arriban importantes intelectuales. Entre 1909 y 1915, llegan Santiago Londoño, Juan B Gutiérrez, Benjamín Tejada Córdova, su hijo Luis Tejada Cano, Fidel Cano Gutiérrez, Ignacio Torres Giraldo, y consolidan como líderes de la ciudad, a Carlos Drews Castro, Ricardo Sánchez, Jaime Castro, Bernardo mejía Marulanda y otros.

En particular, el General Valentín Deaza tiene con la masonería. En 1905, se había aprobado el nuevo Departamento de Caldas, y el municipio de Pereira a regañadientes, hacia parte de él. En 31 de enero de 1906, hubo en terremoto que dejo a Pereira medio destruida. Cuando supo como Alcalde, que se iba a constituir una logia masónica en la ciudad, inmediatamente solicitó una reunión urgente con los promotores de la iniciativa entre los que se encontraba el jefe del Partido Liberal en la ciudad Don Jaime Castro A, quien figurará como fundador de la Logia en 1917.
Les explicó que aunque compartía la idea, no los podía apoyar, ya que en ese momento “se estaban definiendo administrativamente la partición de los bienes, y las funciones administrativas del municipio de Pereira frente al nuevo departamento, sumado a las necesidades monetarias que demandaban los daños del reciente terremoto”, y que si en Manizales, se enteraban que en Pereira, “además de ser herejes, eran masones”, seguramente las ayudas nunca iban a llegar, por lo que les pide a los futuros masones, aplazar la decisión para “más adelante” . Parece que le hicieron caso, pues la logia solo será creada en 1917. Podríamos enumerar otros acontecimientos, como el asesinato de Uribe Uribe en 1914, y las luchas internas en Pereira, por ser abanderados del Partido Liberal.

24 profanos
Así las cosas, bajo la protección del “Gran Oriente Central Colombiano”, con sede en Bogotá, el 22 de septiembre de 1917, veinticuatro (24) profanos fundan la “Logia Libres de Caldas N° 17”. El masón “Hernando Mejía Valencia”, iniciado en 1964, en el discurso pronunciado durante la conmemoración de los 65 años de la Respetable y Benemérita Logia “Libres de Caldas N° 17”, escribe:

“En la noche del 22 de septiembre de 1917, un grupo de hombres de dirige a determinado lugar. Seguramente cubren sus cabezas con sombreros aguadeños y sus cuerpos con gruesas ruanas antioqueñas. ¿Dónde se reúnen? Posiblemente en la casa de un Marulanda, un Mejía, un Botero, un Jaramillo. Conversan, emiten conceptos, nombran dignidades y oficialías, circulan el saco de pobres que produce dos pesos oro y al salir pueden decir: “la logia Libres de Caldas ha sido constituida”. Loor a estos viejos queridos que nos entregaron una logia masónica que sigue siendo unidad preponderante en las actividades logísticas de Colombia y en cuyas columnas se sigue laborando con fe y esperanza. ¿Quiénes fueron los fundadores de la logia? Manos ignoradas e ignorantes destruyeron el archivo o quizá repose entre papeles viejos de alguna casa de la ciudad”.
En los primeros años de la logia, la Veneratura fue ocupada por el médico “Santiago Londoño”, y para 1919, la logia contaba con una membresía de 24 hermanos.

Podríamos enumerar otros hechos masónicos, que llevaron con el tiempo a consolidar a Pereira, como la tierra de “Libertad”, que se gradúa en 1917, con la fundación de una logia masónica, la “Libres de Caldas No 17”.

Tomado del libro, Historia de Pereira. 1917-1991. “Pereira, en la edad de Maestro”. Walter Benavides Antia. Correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Tomado de: http://www.eldiario.com.co/seccion/LAS+ARTES/el-22-de-septiembre-se-funda-en-pereira-una-logia-mas-nica1709.html